El poeta de las mil caras

13 agosto, 2008 at 2:16 pm (Literatura) (, , )

Últimamente estoy descubriendo, o redescubriendo, una gran cantidad de geniales poetas. Pensaba escribir una entrada hablando de todos ellos; sin embargo, destaca uno entre ellos por el impacto que ha causado en mí su poesía. Se trata de Fernando Pessoa (a quien, una vez más, descubrí por la famosa lista de Harold Bloom,que por cierto considera a este poeta, junto a Neruda, como el más representativo del siglo XX), poeta portugués de la primera mitad del siglo XX y probablemente el más importante de su país de los últimos tiempos.

Fernando Pessoa por João Luiz Roth

Fernando Pessoa por João Luiz Roth

Pessoa es un escritor único en su especie. No obstante, siendo puntillosos con la definición de “único”, podríamos decir que es, más bien, la antítesis de un poeta único: este portugués hacía uso de numerosos heterónimos. Un heterónimo es una personalidad ficticia tras la que un autor publica su obra. Se podría pensar que es lo mismo que  un pseudónimo, pero un heterónimo va más allá: el pseudónimo no se trata más que de un nombre falso bajo el que el escritor publica, mientras que lo que hacía Pessoa era crear distintas “personas” con su biografía, ideología y temática a la hora de escribir y publicar libros como ellos. En cualquier caso, como rasgo general, se nota en él una fuerte influencia de Nietzsche y Schopenhauer. Un pequeño resumen acerca de su uso de heterónimos (u ortonimia):

De día Pessoa se ganaba la vida como traductor. Por la noche escribía poesía. No escribía “su” propia poesía, sino la poesía de diversos autores ficticios, diferentes en voz, estilo y modos. Publicó bajo varios heterónimos (de los cuales los más importantes son Ricardo Reis, Alberto Caeiro, Álvaro de Campos y Bernardo Soares), e incluso publicó críticas contra sus propias obras firmadas por sus heterónimos.

(…)

Álvaro de Campos

Entre todos los heterónimos, Campos fue el único en manifestar fases poéticas diferentes a lo largo de su obra. Era un ingeniero de educación inglesa y origen portugués, pero siempre con la sensación de ser un extranjero en cualquier parte del mundo.

Comienza su trayectoria como un decadentista (influenciado por el Simbolismo), pero luego se adhiere al futurismo. Tras una serie de desilusiones con la existencia, asume una vena nihilista, expresada en aquel que es considerado uno de los poemas más conocidos e influyentes de la lengua portuguesa: Tabaquería.

Ricardo Reis

El heterónimo Ricardo Reis se define como latinista y monárquico. De cierta manera, simboliza la herencia clásica en la literatura occidental, expresada en la simetría, armonía, y un cierto bucolismo, con elementos epicúreos y estoicos. El fin inexorable de todos los seres vivos es una constante en su obra, clásica, depurada y disciplinada.

Según Pessoa, Reis se trasladó a Brasil en protesta por la proclamación de la República en Portugal, y no se sabe el año de su muerte.

José Saramago, en El año de la muerte de Ricardo Reis continúa, en una perspectiva personal, el universo de este heterónimo. Saramago hace reencontrarse a Fernando Pessoa, ya muerto, con su heterónimo, que sobrevive a su creador.

Alberto Caeiro

Caeiro, nacido en Lisboa, fue la mayor parte de su vida un campesino casi sin estudios formales (solo cursó la instrucción primaria), pero es considerado el maestro entre los heterónimos (inclusive por el ortónimo). Muertos su padre y su madre, se quedó en casa de una tía-abuela, viviendo de una renta modesta. Murió de tuberculosis. También es conocido como el poeta-filósofo, pero él rechazaba ese título y pregonaba una “no-filosofía”. Creía que los seres simplemente son, y nada más: se irritaba con la metafísica y cualquier tipo de simbolismo de la vida.

De los principales heteronimos de Fernando Pessoa, Caeiro fue el único que no escribió en prosa. Alegaba que solamente la poesía sería capaz de dar cuenta de la realidad.

Poseía un lenguaje estético directo, concreto y simple, pero aun así bastante complejo desde el punto de vista reflexivo. Su ideario se resume en el verso “Hay suficiente metafísica en no pensar nada”

Y utilizó muchos heterónimos más (¡aparte de pseudónimos para escribir como él mismo!).  Esto hace que “leer a Pessoa”, que además produjo una obra ingente con mucho material inédito, se convierta en una actividad increíblemente interesante y enriquecedora. Claro que el hecho de escribir con heterónimos no es el principal atractivo de este autor (aunque sí un punto extremadamente curioso): la poesía es genial, simple y llanamente genial. Da igual “quién” la haya escrito: merece la pena del mismo modo. Me sería difícil describirla, así que…En realidad, todo esto es una pequeña excusa para subir a TLD uno de los poemas que más me ha impactado desde hace mucho tiempo. Es tan largo que si hubiese ido con otros más, habría salido una entrada kilométrica.Disfruten de esta obra maestra; no se dejen intimidar por la longitud: cada párrafo, cada línea, es un viaje a la irrealidad de la realidad, o la realidad de la irrealidad (“si se me permite el oxímoron”, como decía Borges). Si les gusta, lean algo más de él. Está escrita por Alberto Campos, por cierto.

Tabaquería

No soy nada.
Nunca seré nada.
No puedo querer ser nada.
Aparte de esto, tengo en mí todos los sueños del mundo.

Ventanas de mi cuarto,
de mi cuarto de uno de los millones de gente que nadie
sabe quién es
(y si supiesen quién es, ¿qué sabrían?),
dais al misterio de una calle constantemente cruzada
por la gente,
a una calle inaccesible a todos los pensamientos,
real, imposiblemente real, evidente, desconocidamente
evidente,
con el misterio de las cosas por lo bajo de las piedras y
los seres,
con la muerte poniendo humedad en las paredes y
cabellos blancos en los hombres,
con el Destino conduciendo el carro de todo por la
carretera de nada.

Hoy estoy vencido, como si supiera la verdad.
Hoy estoy lúcido, como si estuviese a punto de morirme
y no tuviese otra fraternidad con las cosas
que una despedida, volviéndose esta casa y este lado de
la calle
la fila de vagones de un tren, y una partida pintada
desde dentro de mi cabeza,
y una sacudida de mis nervios y un crujir de huesos a
la ida.

Hoy me siento perplejo, como quien ha pensado y
opinado y olvidado.
Hoy estoy dividido entre la lealtad que le debo
a la tabaquería del otro lado de la calle, como cosa real
por fuera,
y a la sensación de que todo es sueño, como cosa real
por dentro.

He fracasado en todo.
Como no me hice ningún propósito, quizá todo no
fuese nada.
El aprendizaje que me impartieron,
me apeé por la ventana de las traseras de la casa.
Me fui al campo con grandes proyectos.
Pero sólo encontré allí hierbas y árboles,
y cuando había gente era igual que la otra.
Me aparto de la ventana, me siento en una silla.
¿En qué voy a pensar?
¿Qué sé yo del que seré, yo que no sé lo que soy?
¿Ser lo que pienso? Pero ¡pienso ser tantas cosas!
¡Y hay tantos que piensan ser lo mismo que no puede
haber tantos!
¿Un genio? En este momento
cien mil cerebros se juzgan en sueños genios como yo,
y la historia no distinguirá, ¿quién sabe?, ni a uno,
ni habrá sino estiércol de tantas conquistas futuras.
No, no creo en mí.
¡En todos los manicomios hay locos perdidos con tantas
convicciones!
Yo, que no tengo ninguna convicción, ¿soy más
convincente o menos convincente?

No, ni en mí…
¿En cuántas buhardillas y no buhardillas del mundo
no hay en estos momentos genios-para-sí-mismos
soñando?
¿Cuántas aspiraciones altas y nobles y lúcidas
-sí, verdaderamente altas y nobles y lúcidas-,
y quién sabe si realizables, no verán nunca la luz del sol
verdadero ni encontrarán quien les preste oídos?
El mundo es para quien nace para conquistarlo, aunque
tenga razón.
He soñado más que lo que hizo Napoleón.
He estrechado contra el pecho hipotético más
humanidades que Cristo,
he pensado en secreto filosofías que ningún Kant
ha escrito.
Pero soy, y quizá lo sea siempre, el de la buhardilla,
aunque no viva en ella;
seré siempre el que no ha nacido para eso;
seré siempre el que tenía condiciones;
seré siempre el que esperó que le abriesen la puerta al
pie de una pared sin puerta
y cantó la canción del Infinito en un gallinero,
y oyó la voz de Dios en un pozo tapado.
¿Creer en mí? No, ni en nada.
Derrámame la naturaleza sobre mi cabeza ardiente
su sol, su lluvia, el viento que tropieza en mi cabello,
y lo demás que venga si viene, o tiene que venir, o
que no venga.
Esclavos cardíacos de las estrellas,
conquistamos el mundo entero antes de levantarnos
de la cama;
pero nos despertamos y es opaco,
nos levantamos y es ajeno,
salimos de casa y es la tierra entera,
y el sistema solar y la Vía Láctea y lo Indefinido.

(¡Come chocolatinas, pequeña,
come chocolatinas!
Mira que no hay más metafísica en el mundo que las
chocolatinas, mira que todas las religiones no
enseñan más que la confitería.
¡Come, pequeña sucia, come!
¡Ojalá comiese yo chocolatinas con la misma verdad
con que comes!
Pero yo pienso, y al quitarles la platilla, que es de papel
de estaño,
lo tiro todo al suelo, lo mismo que he tirado la vida.)

Pero por lo menos queda de la amargura de lo que
nunca seré
la caligrafía rápida de estos versos,
pórtico partido hacia lo Imposible.
Pero por lo menos me consagro a mí mismo un
desprecio sin lágrimas,
noble, al menos, en el gesto amplio con que tiro
la ropa sucia que soy, sin un papel, para el transcurrir
de las cosas,
y me quedo en casa sin camisa.

(Tú, que consuelas, que no existes y por eso consuelas,
o diosa griega, concebida como una estatua que
estuviese viva,
o patricia romana, imposiblemente noble y nefasta,
o princesa de trovadores, gentilísima y disimulada,
o marquesa del siglo dieciocho, descotada y lejana,
o meretriz célebre de los tiempos de nuestros padres,
o no sé qué moderno -no me imagino bien qué-,
todo esto, sea lo que sea, lo que seas, ¡si puede inspirar,
que inspire!
Mi corazón es un cubo vaciado.
Como invocan espíritus los que invocan espíritus, me
invoco
a mí mismo y no encuentro nada.
Me acerco a la ventana y veo la calle con absoluta claridad,
veo las tiendas, veo las aceras, veo los coches que pasan,
veo a los entes vivos vestidos que se cruzan,
veo a los perros que también existen,
y todo esto me pesa como una condena al destierro,
y todo esto es extranjero, como todo.)

He vivido, estudiado, amado, y hasta creído,
y hoy no hay un mendigo al que no envidie sólo por no
ser yo.
Miro los andrajos de cada uno y las llagas y la mentira,
y pienso: puede que nunca hayas vivido, ni estudiado, ni
amado ni creído
(porque es posible crear la realidad de todo eso sin
hacer nada de eso);
puede que hayas existido tan sólo, como un lagarto al
que cortan el rabo
y que es un rabo, más acá del lagarto, removidamente.

He hecho de mí lo que no sabía,
y lo que podía hacer de mí no lo he hecho.
El dominó que me puse estaba equivocado.
Me conocieron enseguida como quien no era y no lo
desmentí, y me perdí.
Cuando quise quitarme el antifaz,
lo tenía pegado a la cara.
Cuando me lo quité y me miré en el espejo,
ya había envejecido.
Estaba borracho, no sabía llevar el dominó que no me
había quitado.
Tiré el antifaz y me dormí en el vestuario
como un perro tolerado por al gerencia
por ser inofensivo
y voy a escribir esta historia para demostrar que soy
sublime.

Esencia musical de mis versos inútiles,
ojalá pudiera encontrarme como algo que hubiese hecho,
y no me quedase siempre enfrente de la tabaquería de
enfrente,
pisoteando la conciencia de estar existiendo
como una alfombra en la que tropieza un borracho
o una estera que robaron los gitanos y no valía nada.

Pero el propietario de la tabaquería ha asomado por la
puerta y se ha quedado a la puerta.
Le miro con incomodidad en la cabeza apenas vuelta,
y con la incomodidad del alma que está comprendiendo
mal.
Morirá él y moriré yo.
Él dejará la muestra y yo dejaré versos.
en determinado momento morirá también la muestra, y
los versos también.
Después de ese momento, morirá la calle donde estuvo
la muestra,
y la lengua en que fueron escritos los versos,
morirá después el planeta girador en que sucedió todo
esto.
En otros satélites de otros sistemas cualesquiera algo así
como gente
continuará haciendo cosas semejantes a versos y
viviendo debajo de cosas semejantes a muestras,
siempre una cosa enfrente de la otra,
siempre una cosa tan inútil como la otra,
siempre lo imposible tan estúpido como lo real,
siempre el misterio del fondo tan verdadero como el
sueño del misterio de la superficie,
siempre esto o siempre otra cosa o ni una cosa ni la otra.

Pero un hombre ha entrado en la tabaquería (¿a
comprar tabaco?),
y la realidad plausible cae de repente encima de mí.
Me incorporo a medias con energía, convencido,
humano,
y voy a tratar de escribir estos versos en los que digo
lo contrario.
enciendo un cigarrillo al pensar en escribirlos
y saboreo en el cigarrillo la liberación de todos los
pensamientos.
Sigo al humo como a una ruta propia,
y disfruto, en un momento sensitivo y competente,
la liberación de todas las especulaciones
y la conciencia de que la metafísica es una consecuencia
de encontrarse indispuesto.

Después me echo para atrás en la silla
y continúo fumando.
Mientras me lo conceda el destino seguiré fumando.
(Si me casase con la hija de mi lavandera
a lo mejor sería feliz.)
Visto lo cual, me levanto de la silla. Me voy a la ventana.

El hombre ha salido de la tabaquería (¿metiéndose el
cambio en el bolsillo de los pantalones?).
Ah, le conozco: es el Esteves sin metafísica.
(el propietario de la tabaquería ha llegado a la puerta.)
Como por una inspiración divina, Esteves se ha vuelto y
me ha visto.
Me ha dicho adiós con la mano, le he gritado ¡Adiós,
Esteves!, y el Universo
se me reconstruye sin ideales ni esperanza, y el propietario
de la tabaquería se ha sonreído.

Est sularis oth mithas

Permalink 1 comentario

Otros detrás de mí

13 agosto, 2008 at 1:18 am (Literatura) (, , , )

Ya no sé qué me llevó a escribir esto.

Imagino que el sucio poeta,

amargo poeta,

triste poeta;

poeta de la calle,

de la cerveza,

de las mujeres,

de la  lluvia sobre sus amados y odiados Los Ángeles.

Aquí estoy,

escribiendo sobre harina

(castillos de arena, nunca supe hacer)

que acabará fagocitada

por algún bobo,

o algún cualquiera.

Con suerte por algún don nadie

a quien le caliente un estómago suplicante de calor.

Cambio de hoja y recuerdo.

A veces, en las noches, cuando nadie me ve

(nadie me ve porque en realidad no lo hago)

me acuesto sobre la oscuridad

y me entra vértigo al toparme

con la certeza de que nunca seré un Rimbaud,

o un Wilde,

o un Blake,

o un Einstein;

tampoco un Feynman,

ni un Borges.

Me consuelo pensando

que Hesse no fue su Goethe,

ni Goethe fue su Homero,

y Homero tal vez ni fue.

¡A quién intento engañar!

No me consuela en absoluto,

pero me dije:

“escríbelo, parecerás un poeta”.

Y qué más da, al fin y al cabo,

ser que no ser.

La muerte de Ofelia pudo ser suicido,

o no serlo,

pero terminó flotando entre flores igualmente.

(Disculpen, intenté hacer la inevitable referencia hamletiana

lo menos burda posiblle).

Mis manos están ya limpias,

pero aún conservan el aroma a atún,

a cebolla,

a pimiento

y a jamón.

En pluma de algún maldito simbolista

(maldito no por odio,

sino por denominación)

tal vez sería esa una sugestiva imagen

producida por el opio.

Mas no se trata más que de uno precedido

de tantos y tan mejores

que no merece la pena ni mencionarlo.

Bellos versos que poblaban mi mente hace unos instantes

yacen ahora en paradero desconocido.

“Donde habita el olvido”,

como dijo el sevillano

y parafraseó el hijo putativo

de la ciudad del rey tercero.

Actúa el dios de la ironía

y recorro calles que conozco

mejor que la palma de su mano.

¡Para qué conocer mi mano,

cuando sus caricias

son las únicas que necesito!

Est sularis oth mithas

Permalink 2 comentarios

Palabra de poeta (I)

11 agosto, 2008 at 3:24 pm (Literatura) (, , , )

¿No os ha pasado nunca que, leyendo poesía, empezáis a notar que ciertas palabras se repiten con frecuencia inusitada? No me refiero a palabras como “yo”, “tú”, “luego” y demás; hablo de palabras más o menos particulares, como pueden ser “rosa”, “barco” o “árbol”. Por supuesto, es imposible escribir sin acabar repitiendo palabras, ¡el léxico de una lengua es grande pero no infinito! Sin embargo, he notado que cada autor acaba usando a menudo ciertas palabras concretas que, cuando se han leído 10, 20 poemas, acabas diciendo “esta comparación me suena de algo”. Y no estoy hablando de palabras que se refieran al tema del que trata el libro, o a temas que se repiten en cada autor. Son, literalmente, palabras (en realidad, aquí hablaré de una sola palabra por escritor) que parecen crear una especie de leitmotiv en la obra del autor. Hablaré de varios autores y mostraré algunos de los poemas en que aparece “su palabra”. Luego seguiré con la reflexión, pues el hecho de que veais a lo que me refiero lo explicará mucho mejor que yo.

Luis Cernuda

Empiezo por el poeta sevillano porque fue con leyéndole a él con quien me vino la idea de las repeticiones. Cernuda es un poeta cansado del mundo, de las barreras sociales, y, en general, su poesía es bastante agridulce. Por eso es comprensible que utilice la palabra hastío en muchos de sus poemas. Ahí van varios extractos (no los poemas enteros) en los que aparece.

Elegía

¿Y qué esperar, amor? Sólo un hastío,

El amargor profundo, los despojos.

Llorando vanamente ven los ojos

Ese entreabierto lecho torpe y frío.

Daytona

Hubo un día en que el día no engañaba,

En que sus manos tristes no sostenían un cuervo

Indiferente como los labios de la lluvia,

Como el rojizo hastío.

Eras, instante, tan claro…

La llama tuerce su hastío,

sola su viva presencia,

y la lámpara ya duerme

sobre mis ojos en vela.

Te quiero

Te quiero.

(…)

te lo he dicho con la alegría,

con el hastío, con las terribles palabras.

Pero así no me basta;

quiero decírtelo con la muerte,

más allá del amor

quiero decírtelo con el olvido.

El amante espera

Tantos años vividos

En soledad y hastío, en hastío y pobreza

Trajeron tras de ellos esta dicha,

Tan honda para mí, que así ya puedo

Justificar con ella lo pasado.

En soledad. No se siente…

En soledad. No se siente

El mundo, que un muro sella;

La lámpara abre su huella

Sobre el diván indolente.

Acogida está la frente

Al regazo del hastío.

¿Qué ausencia, qué desvarío

A la belleza hizo ajena?

Tu juventud nula, en pena

De un blanco papel vacío.

Bien, y lógicamente hay más por el estilo, no es cuestión de hacer un post kilométrico (tal vez lo divida en dos por comodidad). Este hastío cernudiano lo hace distinto a cualquier autor, del mismo modo que otros detalles hacen únicos a otros. Es un autor que disfruto mucho leyendo, y en cierto modo, encontrarte de vez en cuando con dicha expresión hace que te sientas, por decirlo así, “en casa”: no necesitas saberte el poema de memoria ni mirar el autor para saber que estás leyendo a Luis Cernuda y no a cualquier otro (genial) poeta de la generación del 27.

Federico García Lorca

Y hablando de poetas del 27, ahí va uno de los más representativos. Antes de nada, he de decir que aún he leído poco a Lorca, o por lo menos poco comparado tanto con el conjunto de su obra como con Cernuda (pues de este último poseo una antología y de Lorca tan sólo algunos poemas sueltos). En cualquier caso, después de haber leído unas cuantas poesías, me di cuenta de una imagen que se repetía en varios de ellos: la sangre.

Zarzamora con el tronco gris…

Sangre y espinas. Acércate.

Si tú me quieres, yo te querré.

Deja tu fro verde y sombra

sobre mi lengua, zarzamora.

Muerto de amor

Sólo por los corredores

las cuatro luces clamaban

con el furor de San Jorge.

Tristes mujeres del valle

bajaban su sangre de hombre,

tranquila de flor cortada

y amarga de muslo joven.

Thamar y Amnón

Thamar, bórrame los ojos

con tu fija madrugada.

Mis hilos de sangre tejen

volantes sobre tu falda.

Déjame tranquila, hermano.

Son tus besos en mi espalda,

avispas y vientecillos

en doble enjanmbre de flautas.

Gacela primera. Del amor imprevisto

Siempre, siempre: jardín de mi agonía,

tu cuerpo fugitivo para siempre,

la sangre de tus venas en mi boca,

tu boca ya sin luz para mi muerte.

Llagas de amor

este llanto de sangre que decora

lira sin pulso ya, lúbrica tea,

este peso del mar que me golpea,

este alacrán que por mi pecho mora.

Noche del amor insomne

La aurora nos unió sobre la cama,

las bocas puestas sobre el chorro helado

de una sangre sin fin que se derrama.

Y el sol entró por el balcón cerrado

y el coral de la vida abrió su rama

sobre mi corazón amortajado.

Creo que voy a dividir la entrada que tenía originalmente pensada en varias. No llevo más que dos autores y ya es un post considerablemente largo, y me impide ir escribiendo otras cosas, así que ahí va la primera parte de Palabra de poeta. La continuación, próximamente, si los hados así lo desean…

Est sularis oth mithas

Permalink 5 comentarios

Johnny cogió su fusil

9 agosto, 2008 at 5:28 pm (Música) (, , , )

Dicen que el mayor miedo de las personas es morir. ¿Seguro? ¿Es la muerte lo peor que nos puede ocurrir?

Como a todo el mundo, a mí me encantaba la canción One de Metallica. Sin embargo, ahora que he descubierto de qué habla la letra, en qué está basada, me parece mejor aun. La canción gira alrededor de la novela Johnny cogió su fusil (Johnny got his rifle) de Dalton Trumbo. En ella, un joven soldado americano recibe el impacto de un disparo de mortero. El resultado es que acaba mutilado de piernas y brazos, sin nariz, sin orejas, sin ojos, sin lengua y sin mandíbula. Sin embargo, sus facultades mentales están intactas: Johnny está, literalmente, atrapado dentro de su cuerpo.

Aquí tenéis el vídeo de la canción, que tiene imágenes de la adaptación cinematográfica de la novela y bastantes frases de la misma. Las imágenes en blanco y negro son la realidad, y lo que está en color es su memoria o su imaginación. Se ve, por ejemplo, cuando se comunica mediante código morse, pidiendo que le maten.

I can’t remember anything
Can’t tell if this is true or dream
Deep down inside I feel to scream
This terrible silence stops me.

Now that the war is through with me
I’m waking up I cannot see
That there is not much left of me
Nothing is real but pain now.

Hold my breath as I wish for death
Oh please god, wake me…

Back in the womb it’s much too real
In pumps life that I must feel
But can’t look forward to reveal
Look to the time when I’ll live.

Fed through the tube that sticks in me
Just like a Wartime Novelty
Tied to machines that make me be
Cut this Life off from Me.

Hold My Breath as I Wish for Death
Oh Please God, wake Me.

Now the World Is Gone I`m Just One
Oh God, help Me
Hold my breath as I wish for death
Oh please god, help me.

Darkness
Imprisoning Me
All That I See
Absolute Horror
I Cannot Live
I Cannot Die
Trapped in Myself
Body My Holding Cell…

Landmine
Has taken my Sight
Taken my Speech
Taken my Hearing
Taken my Arms
Taken my Legs
Taken my Soul
Left me with life in Hell.

Una vez más: ¿es la muerte lo peor que le puede ocurrir a una persona? Prefiero ni imaginarme una pesadilla como la de Johnny. Es cierto, muchas personas quedan paralíticas o vegetales, y son tragedias horribles, pero esto…es indescriptible. Es el horror en estado puro. No poder ni suicidarte ahogándote porque estás conectado a una máquina. Tu cuerpo, la más cruel de las cárceles. Creo que acabo de descubrir mi mayor temor.

El nombre de la novela viene de una expresión que se solía usar en EE.UU. para animar al voluntariado en la guerra: “Johnny, get your gun”. Y Johnny cogió su fusil. Como suele decir el Chojin: yo no entiendo nada. Definitivamente he de leer esta novela. Por cierto, creo que este año han hecho una nueva adaptación, pero no sé mucho al respecto.

Est sularis oth mithas

Permalink 8 comentarios

« Previous page · Next page »